Una belleza natural: El pavo real

Con la llegada del buen tiempo comienza la época del cortejo y  nuestro pavo real empieza a abrir su preciosa cola.

Los pavos reales macho poseen una cola colorida que componen el 60% de su cuerpo, donde aparecen unos ocelos (ojos) de colores azules y verdosos, que al abrirse dan lugar a un espectacular abanico de colores que llamará la atención de la hembra. Esto junto con su sonido y peculiar baile (espectaculares pavoneos consistentes en hacer la rueda) compondrán el proceso del cortejo.

Si este ritual surge efecto y la hembra elige a este pavo real como compañero, pondrá un total entre 3 y 5 huevos que incubará por un periodo de tiempo de 28 días. Los ocultará bajo su propio plumaje, hasta que pasados 14 días desde su nacimiento los pollos empezarán a corretear y trepar. Para facilitar dicha incubación y cuidado de las crías la hembra, al contrario que el macho,  posee tonos parduscos para mejorar el camuflaje. Asimismo, construirá su nido semi enterrado a ras del suelo, siempre oculto entre la vegetación o en oquedades de algún tronco.

Ahora bien, también hay que señalar que existen otras circunstancias para que los pavos reales también desplieguen sus plumas, que son en señal de amenaza frente a otros machos rivales o para defender su territorio frente a ciertos depredadores.

Nosotros estamos ansiosos por ver si este año pudiéramos tener nuevos pavos reales como miembros de la familia. ¡Estad atentos!

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y Novedades. Guarda el enlace permanente.